Aprendizaje entre profesores

Aprenentatge entre professors

La interacción entre el profesorado es un hecho inherente a la profesión docente. En un centro educativo diariamente se tienen que resolver situaciones que acostumbran a implicar a diferentes profesores. Estas interacciones deben de ser lo más eficaces posible con el fin de obtener la máxima participación y consenso, y la predisposición de compartir las responsabilidades que conlleven las decisiones tomadas. Ahora bien, no todos los estilos interactivos son apropiados para conseguir estas metas, por esto, los estudios sobre la temática consideran la colaboración como el tipo de interacción más eficaz.

Los profesores, igual que otros profesionales, aprenden a partir de la interacción con otros colegas, y la colaboración entre ellos se convierte en una herramienta imprescindible para favorecer una práctica reflexiva, un recurso esencial para llegar a la máxima eficacia docente.

La colaboración es un estilo de interacción directa entre como mínimo dos iguales (la opinión de cada uno tiene igual valor independientemente de su rol en el centro), que voluntariamente (la institución educativa debe propiciar esta interacción pero cada profesor decide si quiere tener una actitud de colaboración o no), y de una manera compartida (no significa idéntica, puesto que los conocimientos o funciones que desarrolla influirán en sus aportaciones) toman decisiones dirigidas al logro de un objetivo común (aunque las propuestas de como conseguirlo sean inicialmente divergentes). Una forma de colaboración entre el profesorado es la docencia compartida, un tipo de organización en la cual dos docentes trabajan conjuntamente con el mismo grupo-clase. Habitualmente se habla del profesor de aula (el profesor responsable de la materia) y el profesor de apoyo (puede ser un profesor responsable de la atención a la diversidad o cualquier otro profesor dispuesto a ofrecer apoyo en el aula).

Podríamos apuntar numerosos argumentos sobre las ventajas de la docencia compartida, tanto para el alumnado como para el profesorado. Así por ejemplo, se ayuda a los alumnos a que puedan trabajar con las demandas reales de la clase, en cualquier área, estando la ayuda a disposición de todo el alumnado, tanto para los que la necesitan constantemente como para los que les hace falta de forma ocasional. También es importante resaltar que los alumnos con más necesidad de ayuda no quedan etiquetados por el hecho de tener que salir fuera y pueden seguir manteniendo como referente el profesor de aula. Para los docentes representa una mejora en relación a la gestión del aula en general, y de la disciplina en concreto. Entre ellos pueden compartir y elaborar nuevos materiales, así como metodologías de trabajo, ofreciéndose apoyo mutuo frente las novedades o dificultades. A la vez, la docencia compartida ayuda el centro a establecer líneas de interdisciplinariedad, dado que el paso de un profesor de apoyo por diferentes grupos facilita la aportación de sugerencias entre áreas.

Ahora bien, igual que comentábamos con los alumnos, no por poner juntos dos profesores existirá ya un trabajo colaborativo entre ellos. Las interacciones que se lleven a cabo deberán tener en cuenta diferentes condiciones. Es importante que las finalidades y las tareas conjuntas sean claras y asumidas por los participantes, y asimismo, relacionadas con las propias necesidades profesionales. A la vez, los profesores tienen que tener una disposición a interactuar y a asumir compromisos, y se deben  de establecer unas estructuras básicas que permitan dinamizar la docencia compartida. Las funciones que realizará cada docente tienen que quedar bien definidas, teniendo en cuenta que existe un amplio abanico de posibilidades que determinarán los diferentes grados de implicación de cada uno de los participantes y la organización del aula, dando lugar a varios modelos de colaboración. También se tiene que prever un sistema de guía en la toma de decisiones y de regulación del trabajo conjunto, así como un tiempo de coordinación, que permitirá ajustar el uso de un modelo de colaboración u otro según las necesidades del grupo-clase.

 

 

 

Campus d'excel·lència internacional U A B