Investigación

 

Nuestras líneas de investigación son:

OSTEOBIOGRAFÍA

La osteobiografía es el estudio de la vida de un individuo a través del análisis de sus restos. Comprende la estimación del perfil biológico de un individuo en especifico (edad, sexo, estatura, ancestría), la dieta, actividad ocupacional, patologías, traumatismos, entre otras características a través de restos esqueléticos humanos, empleando parámetros métricos, morfoscópicos, marcadores óseos y genéticos. El individuo analizado estará asociado a una población determinada de la cual podemos obtener también el perfil antropológico, cuyo  contexto histórico estará apoyado por datos arqueológicos y/o etnográficos. Sin embargo, dependiendo de la temporalidad de los restos humanos,  el interés de estudio podrá estar enmarcado dentro de un contexto forense (individuos con interés médico legal), bioantropológico (individuos con interés histórico-arqueológico) o paleoantropológico (primeros homínidos).

 

BIOMECÁNICA Y MARCADORES DE ACTIVIDAD

Los modelos biomecánicos se usan de forma común para explorar la variedad existente en diferentes aspectos antropológicos. Mediante los estudios biomecánicos, es posible explorar el significado funcional de determinadas características estructurales y de diseño esqueléticos, así como interpretar diferencias paleoepidemiológicas entre poblaciones prehistóricas e históricas. En este sentido, se llevan a cabo diferentes proyectos que incluyen el estudio de secciones óseas de huesos largos, haciendo émfasis en el análisis de la extremidad superior y el estudio morfofuncional de la dinámica del movimiento pronosupinación.

Los análisis de la extremidad superior permiten hacer diversas inferencias a nivel del comportamiento manipulativo humano. No obstante, el estudio también permite determinar la relación entre la forma y la función a nivel locomotor, de forma que se amplía a hominoideos no humanos actuales existentes.

Esta línea de investigación es complementaria al estudio de los marcadores de actividad. Éstos son cambios de la arquitectura interna y/o externa del hueso producidos por el estrés contínuo y prolongado, derivado de la realización de actividades habituales u ocupacionales. El estudio de estos marcadores aporta información útil tanto a nivel individual como a nivel colectivo. Por lo que, los marcadores de actividad permiten obtener una imagen sobre el estilo de vida de la población. El análisis de estos marcadores sobre la extremidad superior es especialmente interesante, porque gran parte de las actividades cotidianas humanas precisan la participación del brazo y antebrazo, y por tanto, quedan reflejadas a nivel de diseño esquelético.

 

DNA ANTIGUO

La introducción de técnicas moleculares en el campo de la antropología biológica abre nuevas posibilidades para obtener ADN antiguo que no es más que cualquier información genética extraída a partir de restos orgánicos y/o biológicos permitiendo identificar nuestro ancestro más antiguo a partir de restos óseos antiguos o exhumados logrando de esta manera contestar varias interrogantes desde un punto de vista arqueológico, paleontológico y antropológico forense.

La obtención de secuencias de ADN a partir de muestras de restos óseos como huesos y dientes puede revelar la historia humana desde el punto de vista genético y evolutivo así como también las rutas de migración realizadas por nuestros antepasados. Los linajes genéticos de nuestros ancestros han permanecido hasta la actualidad debido a cambios o polimorfismos en regiones específicas del ADN. También existen genes codificantes de rasgos genéticos en el genoma de los humanos contemporáneos que ayudan a identificar a la mayoría de ancestros comunes recientes; esto se logra por medio del análisis del ADN mitocondrial.

En la mayoría de casos de investigaciones en genética forense es necesario analizar el ADN nuclear para identificar un individuo en un caso civil o penal.  Sin embargo la obtención de dicha información genética es complicada debido a que este tipo de muestras, como restos óseos, están expuestas a factores ambientales extremos  que hacen que el ADN nuclear se degrade. Por este motivo nuestro grupo de investigación está estudiando la aplicación de tecnologías, como la secuenciación de nueva generación (NGS), para desarrollar y aplicar nuevos métodos de obtención de secuencias de ADN antiguo humano y así resolver mayor número de casos en períodos cortos de tiempo.

 

TAFONOMÍA

La tafonomía se define como las "leyes" (nomos) de los "enterramientos" (taphos) y estudia los cambios que se producen en un organisme desde su muerte hasta su descubrimiento. Cuando el material es arqueológico, la tafonomía incluye el estudio de los procesos naturales y culturales: prácticas funerarias y tratamiento de la muerte en las poblaciones antiguas. Observando los efectos e identificando los agentes y los procesos tafonómicos, es posible distinguir las alteraciones, conocer las modificaciones óseas que se dieron antes, durante y con posterioridad a las prácticas mortuorias y a los enterramientos, identificar contextos primarios y secundarios e interpretar cuestiones vinculadas directamente con la muerte del individuo. A través de las evidencias se pretende entender las modificaciones del registro arqueológico y el origen, la composición e historia postmortem del depósito. El estudio de los efectos tafonómicos, también puede ayudar a entender los hechos ocurridos y el PMI en el campo de la medicina y la antropología forense.

Los estudios antropológicos que se llevan a cabo desde el GROB, incluyen también análisis tafonómicos. Además, se está desarrollando un proyecto experimental, el proyecto Taphos-m, con el objetivo de estudiar cuáles son los efectos tafonómicos que ocurren en distintos tipos de enterramientos recreados de manera experimental.

 

PALEOHISTOLOGÍA

Habitualmente en antropología, se encuentran restos esqueléticos que no permiten un estudio de tejido blandos. Pero en algunas ocasiones, ya sea de manera natural o por acción antrópica, la descomposición se detiene, dando lugar a la conservación del cuerpo. Desde el GROB se ha creado una línea de investigación que quiere contribuir a esclarecer los fenómenos tafonómicos que provocan la conservación, así como definir el efecto que tienen estos en la momificación de la ultraestructura de los tejidos.También constituyen una herramienta importante en el diagnóstico de ciertas paleopatologías. Para poder entender como son estos tejidos, estamos elaborando un atlas de todos los tejidos blandos disponibles para saber cómo se alteran durante el proceso de momificación y así poder ayudar a la identificación de este tejido en un contexto arqueológico.

Actualmente, se está trabajando en varios yacimientos donde se han aislados tejidos blandos: el yacimiento de la Cova des Pas, localizado en Menorca y con una antigüedad de 1300 BP. Otro proyecto antropológico en marcha con presencia de cuerpos momificados, es el de las tumbas reales de Santes Creus. El cuerpo momificado del rey Pedro II el Grande, es el único que se conserva inalterado gracias a las características de su tumba y de la reina Blanca de Anjou, esposa de Jaime II, hijo de Pedro. La paleohistología es una prueba complementaria a la autopsia para determinar posibles causas de muerte tanto del rey Pedro II como de Blanca de Anjou.

Campus d'excel·lència internacional U A B